Karl Mark (principal)

Karl Marx: 200 años y un legado siempre sospechoso

Cuando se cumplen dos siglos del nacimiento de Karl Marx (Alemania, 1818-1883), su pensamiento sigue siendo objeto de estudio pero sobre todo de debate. La importancia de su figura no radica tanto en el contenido de su obra, sino en la interpretación que se hizo de ella tras su muerte. Las atrocidades que se cometieron en su nombre durante los primeros años del siglo XX perseguirán siempre su memoria, aunque no resulta creíble que él hubiera sido condescendiente con semejante barbarie. Teniendo en cuenta la repercusión que tuvo su pensamiento, los filósofos de hoy se preguntan, tras el fin de los grandes regímenes comunistas, sobre la vigencia de su ideología, el comunismo heredado de Hegel en una versión de materialismo didáctico, y sobre su utilidad.

Heredero de las influencias ideológicas de la reciente Revolución francesa y del pensamiento de Hegel —“El hombre no es un producto de la historia; el hombre transforma la historia”—, Karl Marx propuso la lucha de clases como el motor último del cambio. El proletariado, preso de un sistema capitalista que tenía, según escribió, los días contados, debía dar un paso al frente y hacerse con los sistemas de producción que la Revolución Industrial dejaría como legado. No obstante, antes de que el proletariado se convirtiera en una clase social potente y tomara conciencia de su misión revolucionaria, era necesario que el capitalismo completara el proceso de modernización. Así se dispararía la producción industrial y sobrevivirían sólo dos clases sociales en grupos enfrentados: la burguesía y el proletariado. Estas teorías tomaron forma en la primera publicación del Manifiesto comunista en 1848.

Huelga decir que el pensamiento de Marx tuvo predicciones que no se cumplieron. Por ejemplo, el capitalismo no llegó a su fin, como él habría anunciado, pero sí es cierto que él se convirtió en el verdadero teórico de este sistema. Según el filósofo Manuel Cruz, “el marxismo no es ciencia en sentido estricto”, por tanto no puede distinguirse exactamente del concepto filosófico de su obra, sino que pertenecen al mismo universo. Marx propone que “el conocimiento filosófico debe avanzar y situarse en niveles superiores que permitan mayor alcance y objetividad”. Así, consideraba que todos los países debían someterse a la dictadura del proletariado. En El Capital, publicado en 1867, expresa un profundo desprecio por las “anticuadas formas de producción”, a las que consideraba un síntoma de despotismo. O sea, siempre manifestó un sentimiento a favor del progreso, en favor de la idea de revolución.

Marx vivió una época de revoluciones donde el objetivo común era la destrucción de los pilares del viejo orden aristocrático. Por ende, su pensamiento, la idea del marxismo tal y como es concebida, no es más que una designación contemporánea de una quimera histórica: acabar con la ausencia de libertad a través de la destrucción de los mecanismos del poder. Isaiah Berlin, un historiador de gran reputación y gran experto sobre su obra, dijo del marxismo que “era un sistema intelectual cerrado y todo lo que entraba en él se amoldaba a la fuerza de un patrón fijado”. En cambio, otros estudiosos sobre su obra como Manuel Cruz, que distinguía los conceptos de marxiano y marxista en la obra del alemán —el primero referido a todo el pensamiento que dejó escrito y el segundo a la interpretación que se hizo posteriormente—, consideran que la evolución del pensamiento de Marx respondía también a la improvisación, pues sus posicionamientos se desplazaron en función de los devenires de la historia.

El propio Marx, cuando funda la Primera Internacional en 1864, comienza a colaborar activamente con la Asociación Internacional de Trabajadores, pero ya no se habla de revolución estrictamente, sino que cobra más fuerza la necesidad de mejora de las condiciones de los trabajadores. Para entonces, Marx estaba mucho más cerca de la socialdemocracia que tendría lugar durante el siglo XX que del comunismo clásico de Hegel. Así, “el hundimiento del imperio soviético no puede ser interpretado en términos de una refutación del contenido científico de la obra marxiana”, dice Cruz, que de alguna manera exime a Marx de la “culpa” que en alguna ocasión se le ha atribuido.

La interpretación de un pensamiento no puede responsabilizar al autor del fracaso de un sistema que toma sus teorías. En este sentido se expresa Gareth Stedman Jones, que ha publicado recientemente una biografía muy celebrada del filósofo alemán: Karl Marx, ilusión y grandeza. “Hasta hace una generación los especialistas aún se cuestionaban si Marx tuvo alguna responsabilidad en los crímenes de Stalin posteriores”, dice. Stedman Jones ha desempeñado una gran labor en este libro para separar a Karl Marx y su ideología del prototipo que se creó sobre en el siglo XX. Y asegura que las ideologías que se apropiaron de la doctrina marxista resultaron ser más arbitrarias y ortodoxas que el pensamiento del propio Marx. Con todo, “Marx estaba decidido a dejar su impronta en la historia”, dice, y lo define como a “un patriarca legislador intimidante, un pensador de despiadada coherencia con una visión asombrosa del futuro”.

Por último, es imprescindible mencionar a Friedrich Engels (1820-1895) a la hora de hablar de Karl Marx. Su amigo íntimo dijo de él que “al igual que Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana”. Fue responsable con mayúsculas de la repercusión que tuvo el marxismo en el siglo XX, pues no dejó de extender su pensamiento tras su muerte. En cualquier caso, la obra de Marx es uno de los pilares del pensamiento en el siglo XX y su impronta en los regímenes comunistas de la URSS, China, Vietnam o Cuba ha sido fundamental para que la sombra de su figura sea más alargada. Denostado por unos y alabado por otros, lo cierto es que la ideología del filósofo alemán ha sido una referencia en multitud de generaciones posteriores.

 

Jaime Cedillo (@JaimeCedilloMar) es periodista, músico y poeta. Colabora con El Cultural, publicación del diario El Mundo y con otros medios de comunicación. Se graduó en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Rey Juan Carlos I y cursó el Máster de Crítica y Comunicación Cultural de la Universidad de Alcalá de Henares

Tags:
0 shares
  1. ESTELIO MARIO PEDREAÑEZ
    11 mayo, 2020

    TODO EL TIEMPO MARX PERO OLVIDAN A FRANCOIS BABEUF QUIEN PUBLICÓ «EL MANIFIESTO DE LOS IGUALES» EN SU PERIDÓDICO EN PARÍS, EN 1794, QUE DESPUÉS FUE RETOMADO, RETOCADO Y AMPLIADO POR MARX Y ENGELS Y PUBLICADO MÁS DE 50 AÑOS DESPUÉS, EN 1848, COMO «EL MANIFIESTO COMUNISTA». NO FUE ORIGINAL MARX, SOLO QUE PRETENDIÓ (Y LE CREYERON) QUE SU UTOPÍA NO LO ERA, QUE ERA «COMUNISMO CIENTÍÍFICO». LE CAMBIÓ EL NOMBRE A LA DICTADURA PROPUESTA POR BABEUF, «DICTADURA DE LOS TRABAJADORES», POR EL DESPECTIVO «DICTADURA DEL PROLETARIADO», SIENDO LO IMPORTANTE LA CONDICIÓN DEL» SUJETO HISTÓRICO» (EL TRABAJADOR) Y NO SU SUPUESTA FERTILIDAD («PROLETARIADO»), PORQUE EN MUCHAS ÉPOCAS DE LA HISTORIA DE EUROPA ERA LA GENTE CON POSIBILIDADES ECONÓMICAS QUIENES PODÍAN TENER NUMEROSA PROLE NO LOS CASI MUERTOS DE HAMBRES OBRERIOS DE LAS MINAS Y OTROS, QUE NI PODÑÍAN COMER COMPLETO ELLOS MISMOS, POR ESO EXPERIMENTARON LAS POBRES MASAS OBRERAS EN CIERTOS AÑOS DE EXPANSIÓN INDUSTRIAL, TASAS ENORMES DE ABADONO INFANTIL, ABORTOS E INFANTICIDIOS. MARX NO CONOCIÓ LA HONRADEZ INTELECTUAL AL NEGARLE TODO MÉRITO A FRANCOIS BABEUF, QUIEN SI DIJO QUE SUS TESIS FUERON INSPIRADOS EN LA UTOPÌA DE PLATÓN, QUIEN A SU VEZ SE INSPIRÓ EN UNA REALIDAD HISTÓRICA, SU ADMIRADO ESTADO TOTALITARIO DE ESPARTA EN LA ANTIGUEDAD GRIEGA, QUE ERA MONÀRQUICO, ESCLAVISTA, MILITARISTA, EN LA QUE LOS ESCLAVOS (LOS ILOTAS) VIVÍAN BAJO EL CONTINÚO TERROR DE SER ASESINADOS POR «LOS IGUALES» (LOS HOMOI), QUE DESPRECIABA EL ARTE Y TODO LO EXTRANJERO, POR TEMOR A QUE LOS INFELICES ESPARTANOS (EL «HOMBRE NUEVO» QUE EXISTIÓ 700 AÑOS ANTES DE CRISTO) DESCUBRIERAN QUE EXISTÍA OTRA VIDA POSIBLE CON LIBERTAD Y FAMILIA, NO UN CAMPAMENTO MILITAR DONDE LOS HIJOS PERTENECÍAN AL ESTADO. NO ES CASUALIDAD QUE EL COMUNISMO «CIENTÍFICO» DE MARX, COPIADO DE BABEUF, COPIADO DE PLATÓN, COPIADO DE LA ANTIGUA ESPARTA TOTALITARIA, CREARA UN ESTADO TAMBIÑÉN TOTALITARIO, MILITARISTA, XENÓFOBO, Y MONÁRQUICO (ELECTIVO SI EL PARTIDO COMUNISTA ES FUERTE O DINÁSTICO SI EL PARTIDO COMUNISTA ES DÉBIL Y SE IMPONE UN JEFE CON TALES APETENCIAS, COMO FIDEL CASTRO EN CUBA O «EL LÍDER SUPREMO» DE COREA DEL NORTE, QUE YA SUFRE AL NIETO COMO REY COMUNISTA) PORQUE ASÍ ERA EL MODELO ORIGINAL. SUCEDE QUE EXITE MUCHA IGNORANCIA HISTÓRICA, INCLUSO EN POLÍTICOS, POLITÓLOGO Y, FILÓSOFOS, QUE SE SUPONE CONOCEN ESTOS TEMAS. IGUAKL PASA CON EL SOBREVALORADO NIETZSCHE, QUIEN SE COPIÓ DE LOS ANTIGUOS FILOSOFOS GRIEGOS LA TESIS ABSURDA (ORIGINADA EN SUPERSTICIONES ASTROLÓGICAS) DEL «ETERNO RETORNO» Y LAS MÁS POPULARES TESIS DE LOS ESCÉPTICOS Y CÍNICOS Y LO TIENEN MUCHOS COMO UN «PPENSADOR ORIGINAL Y GENIAL» Y ES SOLO FUE UN AFORTUNADO QUE CONTÓ CON LA IGNORANCIA GENERALIZADA PARA PUBLICITAR SU PENSAMIENTO DE REGRESO A LA BARBARIE, POR ALGO FUE USADO COMO SOPORTE DE NAZIS Y OTROS GENOCIDAS POR SUS TESIS DEL «SUPERHOMBRE» Y DE «LA MORAL DE LOS SEÑORES CONTRA LA MORAL DE LOS ESCLAVOS», UN LLAMADO DIRECTO A REGRESAR A LAS MATANZAS Y DEMÁS DESGRACIAS DEL PRIMITIVISMO.

    1. Colofón Revista Literaria
      12 mayo, 2020

      Estimado Estelio: Muchas gracias por su aclaratoria a esta entrada en nuestra revista que data de hace dos años, 2018. La tomaremos en cuenta para futuras referencias sobre Marx. Por cierto, en el comentario se le quedó pegada la tecla de mayúscula y, según la convención internacional, la mayúscula sostenida significa que está gritando. Sabemos que es una equivocación, pero lo anotamos por aquí para que tome usted en cuenta este protocolo en futuras comunicaciones. Para que se mantenga al día con nuestros artículos, lo hemos anotado en nuestra Newsletter que más o menos cada dos semanas enviamos.
      Saludos y le deseamos muchas buenas lecturas

  2. ESTELIO MARIO PEDREAÑEZ
    1 junio, 2020

    Gracias por tanta amabilidad. No fue error el uso de las mayúsculas, sucedió que dejé olvidados mis lentes y opté por usarlas para ver mejo. Disculpen ustedes, no quise ser irrespetuoso ni desconsiderado, no sabía esa convención, ese significado de hablar a gritos por usar las mayúsculas.

    1. Colofón Revista Literaria
      2 junio, 2020

      No se preocupe, gracias por el mensaje. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *