Principal rituales cotidianos

Mason Currey habla sobre los rituales cotidianos de las mujeres dedicadas al arte

¿Qué hacía de las actuaciones de Nina Simone un encuentro con lo sublime?, ¿por qué a Martha Graham nunca la complacía ninguna coreografía?, ¿en qué se parecía el sistema de escritura de Louisa May Alcott al de la celebérrima heroína de su novela Mujercitas, Jo? De todas estas preguntas y muchas más se ocupa el ensayista estadounidense Mason Currey en su obra Rituales cotidianos. Las artistas en acción.

En la publicación hecha por Turner Libros y traducida por Marta de Bru de Sala se sintetizan en 143 perfiles que narran las relaciones con el trabajo de mujeres artistas, con el objeto de deshacer un entuerto causado por otro libro similar de Currey, publicado en 2014, Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas, en donde de las 161 figuras tomadas en cuenta, solo 27 eran mujeres. “Este volumen es un intento atrasado de corregir esta desigualdad de género, pero también de cumplir mejor las ambiciones que tenía para el libro original (…) [y apelar a] los lectores que estuvieran embarcados en sus propios proyectos creativos y a los que les costara encontrar el tiempo para conseguir un estado de ánimo adecuado que les permitiera hacerlo con regularidad”, escribe el autor en la Introducción.

Uno de los valores de este libro de 327 páginas (65 más que su “precuela”) es que Currey se da cuenta de las enormes diferencias que existen entre los hombres y las mujeres de éxito, pues en la mayoría de los casos los obstáculos que la vida privada de ellos pone al trabajo se ven resueltos gracias a la actuación de alguna mujer: esposa, madre o hija, los mismos roles familiares que frecuentemente obstaculizan la consagración profesional de ellas. Sin embargo, la manera como las artistas se enfrentaron al sexismo en sus sociedades aparece de manera más o menos desigual a lo largo del libro; con frecuencia, este aspecto queda resumido a una breve reflexión de por qué tal o cual escritora, coreógrafa o artista plástico decidió no tener hijos, o la relación más o menos tirante con un familiar de género masculino y no llega a dar un panorama concreto de las dificultades que por su condición de mujeres ellas debieron enfrentar para poder desarrollarse en sus áreas de trabajo. Y, a veces, ni siquiera eso: en el caso de la escritora Edna Ferbero la diseñadora de moda (para Hollywood) Edith Head, está ausente esta perspectiva de género, aunque se la sustituye por una reflexión sobre la absoluta entrega al trabajo, que parece la única regla que se repite en todos las personalidades reseñadas.

«Este volumen es un intento atrasado de corregir esta desigualdad de género»

La división en trece secciones de libro es problemática, puesto que cada parte lleva un título y agrupa entre siete y quince perfiles, pero nunca se aclara por qué cada una de esas mujeres encaja en su categoría. Puede entenderse por qué a la cantante Nina Simone puede considerársela una “Rareza”, pero resulta desconcertante la inclusión de la poeta Zoe Atkins o de la pintora Agnes Martin, junto con otras doce personas (incluida la prolífica Grace Paley), en el grupo denominada “Pura negligencia”.

Si bien la estructura del libro oscurece su significado, la recomendación es a leer las viñetas de estas mujeres una tras otra, sin tomar en cuenta las etiquetas. Porque, como una enciclopedia de lo mínimo, Rituales cotidianos. Las artistas en acción tiene la facultad de abrir el apetito por lo novedoso más que de establecer la última palabra sobre el trabajo o la vida de las mujeres a las que hace apología e virtud de su dedicación al trabajo. La lectura de los breves perfiles propuestos por Currey deja con la sensación de que los rituales cotidianos de esas mujeres eran, no una excepción de su genio, sino la misma materia de su trascendencia como artistas.

 

Michelle Roche Rodríguez (@michiroche) es narradora, periodista y crítica literaria. Es autora de la novela Malasangre (Anagrama, 2020), del libro de relatos Gente decente (Premio Francisco Ayala, 2017) y del ensayo Madre mía que estás en el mito (Sílex, 2016). Su página web es http://www.michellerocherodriguez.com

 

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *