WallpaperPoeMAD

PoeMAD pone la luz cenital sobre la poesía

Adam Zagajewski, el poeta polaco y Premio Princesa de Asturias de las Letras, encabeza la lista de invitados a la séptima edición del Festival de Poesía de Madrid que entre el 16 y el 28 de octubre traerá a la capital española lo mejor de la lírica de Europa. Además de los esperados recitales, en grupo y los dúos llamados “mano a mano”, la programación de este año incluye presentaciones musicales, conferencias, encuentros y exposiciones que desbordarán el Centro Cultural Conde Duque para llegar a las bibliotecas municipales y a las librerías de la ciudad.

Desde una semana antes de la fiesta en el Centro Cultural Conde Duque se estarán realizando actividades en las librerías y bibliotecas de la ciudad en nombre de PoeMAD, que es como se conoce al festival cuyo nombre invoca la memoria del poeta de lo macabro estadounidense, Edgar Allan Poe —y por eso el cuervo, o “cuervígrafo”, de su bello diseño gráfico—. Pero de la oscuridad nace la luz, y en el caso de este festival, la luz cenital. Pues uno de sus objetivos principales, según lo explica la directora general de PoeMAD, Beatriz Rodríguez, es que el festival ayude a consolidar a la poesía como una manifestación más de las artes escénicas. “El año pasado, la poeta colombiana Piedad Bonnett agradecía a nuestra organización que hubiéramos colocado a la poesía en un lugar tan prestigioso. Se refería a la creación de una atmósfera con el auditorio. Supongo que notó que para cada una de las actividades que llevamos en el Centro Cultural Conde Duque preparamos guiones, hacemos seguimiento técnico y ensayos. Hay mucha preparación previa al encuentro con el público. No se trata de llevar a unos poetas a recitar, sino de ofrecer un espectáculo, en el mejor sentido de la palabra”. Es por eso que la vocación de PoeMAD es multidisciplinaria; busca ampliar los géneros audiovisuales como la música, la danza y la imagen, llevándolos al seno de la poesía. Así la experiencia poética se ancla con firmeza en la tradición a la vez que navega en la vanguardia de la literatura.

 

PoeMAD es metáfora y expectativa.

La metáfora se convierte en una experiencia multimedia de ciudadanía en este festival que cada año conquista nuevos territorios. “Desde Aristóteles hasta Hannah Arendt los grandes pensadores han coincidido en el valor de la metáfora para traducir el pensamiento a través de la apariencia, pues era la única forma conocida que tenía el lenguaje de nombrar lo innombrable”, explica el programa del festival en su prefacio: “Y es precisamente en esa búsqueda de la palabra perfecta que le dé sentido a una idea o un discurso, donde el poeta se convierte en un creador indispensable, pues es capaz de explicarnos el mundo a través de una mirada común. Esa esencia que va, como decía García Lorca, del inconsciente del poeta al inconsciente del lector, se multiplica si añadimos nuevos lenguajes al poema y nuevas llamadas a los sentidos del receptor”.

“Hay mucha preparación previa al encuentro con el público. No se trata de llevar a unos poetas a recitar, sino de ofrecer un espectáculo, en el mejor sentido de la palabra”

Entre los logros de la presente edición, Rodríguez destaca la ampliación del programa a una semana de eventos en el Centro Cultural Conde Duque, así como las actividades en librerías que comenzarán desde el lunes 16 de octubre, ocho días antes de que se abra el festival en sala. “En librerías tendremos conciertos, instalaciones artísticas y más presentaciones de libros que el año pasado, así que entran por la vía interdisciplinaria que nos caracteriza”. Añade que entre los beneficios de 2017 está que también por segundo año consecutivo, las bibliotecas municipales se suman al festival con un ciclo de actividades que pretende visibilizar el trabajo de las mujeres en la literatura.

Otro de los enfoques fundamentales de PoeMAD es la representación de la multiplicidad de nacionalidades españolas en la programación. Este año se encuentran, por ejemplo, la catalana y la gallega con actividades en auditorio y en librerías. “Es importante para PoeMAD la participación de poetas de todas partes del país. Madrid es una ciudad heterodoxa, abierta y cosmopolita y puede albergar las distintas sensibilidades que coexisten dentro de la poesía española”, explica la directora.

 

PoeMAD es tejer poéticas comunes.

Será a partir del martes 24 de octubre a las 19:30 horas cuando el auditorio del Centro Cultural Conde Duque comience con las galas líricas que se extenderán hasta el sábado. La inauguración contará con el bardo italiano Carlo Bordini en el recital Polvo sobre su libro homónimo y bilingüe. Más tarde tocará el turno a Luis García Montero en “La Piel de la memoria”. La prestigiosa pianista Rosa Torres-Pardo lo acompañará para ofrecer un diálogo de música y poesía. La noche siguiente tocará el turno a Adam Zagajewski que por primera vez ofrecerá un recital abierto al público en España, país que este año le otorgó uno de sus premios culturales más prestigiosos. Le antecederá una díada padre e hija, recital y concierto. Se trata de Contra la mort, que es al mismo tiempo el título del más reciente poemario del escritor catalán Pere Rovira, que, con la exaltación apasionada del placer físico desafía a las leyes de la vejez, y el título del film original (Contra la mort/Against Death) en el que recita acompañado por el piano y las voces ambientales de su hija Emília.

Adam Zagajewski

El jueves 26 de octubre es el día en que rapsodas de diferente cuño sacan lo mejor de sí mismos y de los demás para tejerse en poéticas comunes. A las 19:30, en el recital Las voces encontradas se reunirán Carmen Camacho, Mercedes Cebrián, Joaquín Pérez Azaustre y Javier Vela. La reunión aborda el “hecho generacional”, anteponiendo, como bloque temático, el encuentro de voces divergentes a las cuestiones de año de nacimiento, influencias o estéticas semejantes. A partir de las 20:30 comenzará un “Mano a mano” entre Julieta Uceda y Juana Castro.

Martirio, la versátil y heterodoxa Premio Nacional de las Músicas Actuales, establecerá un diálogo poético entre palabra y canto titulado “Biografías enlazadas” con el prolífico escritor de Huelva, Juan Cobos Wilkins el viernes 24 de octubre a partir de las 19:30 horas. Más tarde, en “Testigos del asfalto”, Karmelo Iribarren, el autor que con mayor intensidad ha transmitido la esencia de la ciudad, sostendrá un diálogo con jóvenes escritores que toman el testigo de esa estética: Patricia Benito, Irene G. Punto y Luis Ramiro.

“Es importante para PoeMAD la participación de poetas de todas partes del país. Madrid es una ciudad heterodoxa, abierta y cosmopolita y puede albergar las distintas sensibilidades que coexisten dentro de la poesía española”

La programación de este festival de antología cerrará el sábado 28 de octubre con un Homenaje a Gloria Fuertes organizado por Pepa Merlo, Moncho Otero, Rafa Mora y Juan Antonio Loro. Allí se ofrecerá la faceta adulta, reservada, académica y vanguardista de esta autora fundamental de la tradición española a través de la metamorfosis de sus versos en canción. La noche y el festival cerrarán con versos de Marifé Santiago Bolaños en el espectáculo “Teoría de los matices”, una fusión de danza contemporánea y música tradicional china, a cargo de Gloria García Arambarry, He Shihua y Lanting Ma.

 

PoeMAD es librerías y bibliotecas.

Se sumarán a esta fiesta de la poesía, desde el lunes 16 de octubre, numerosas librerías de la ciudad como Tipos Infames, Los Editores, Artimaña, Librería Alberti, La mar de letras, Cervantes y Compañía, Ciudadano Grant, Kirikú y la bruja, Liberespacio o la Librería Juan Rulfo en las que se realizarán presentaciones, recitales, conciertos, instalaciones y actividades infantiles. También se sumará la Red de Bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid en un ciclo de conferencias y recitales donde se revisa el papel de las mujeres en la literatura para descubrirlas más que como inspiradoras o lectoras, como poetas tan leídas como sus contemporáneos varones.

Durante siglos el único lugar que la sociedad otorgó a la mujer en la poesía fue el de la musa e inspiración del hombre-genio, negándole la sensación creadora, aún cuando la sabiduría se representa con una imagen femenina. El ciclo Musas, sabias, místicas y modernas muestra el rol de las poetas en la historia desde dos líneas diferentes de contenido: una revisará el trabajo de las escritoras del pasado y la otra visibilizará el trabajo de las autoras contemporáneas en función de las influencias que dicha revisión exponga. El ejercicio no solo se pretende restablecer las bases del canon, sino apuntalar las voces más competentes que lo reconfigurarán con su verso propio, descubriendo la consciencia poética femenina y sus desafíos.

El ciclo que cae la misma semana en que se conmemora el día de las escritoras (16 octubre) será un buen abrebocas para las actividades en el Centro Cultural Conde Duque. Comienza en la biblioteca del Parque El Retiro (“La casa de las Fieras”) el martes 17 de octubre a las 19 horas con el encuentro “El genio de las musas”, donde la narradora Laura Freixas y las poetas Ángeles Mora y Luz Pichel se referirán a cómo las estrechas concepciones sobre lo masculino y lo femenino eternizan la noción del hombre como sujeto pensante y de la mujer como objeto pensado. Al día siguiente, pero en la biblioteca Buenavista, Fanny Rubio y Marifé Santiago Bolaño hablarán con Michelle Roche Rodríguez sobre la paradoja de que los símbolos de la sabiduría en las tradiciones judeocristiana (Eva, María y la Sekiná) y helénica (Sofía) sean de género femenino pero que el cultivo de la poesía, como forma de comprender el mundo, estuviera durante muchos siglos casi completamente reservado a los hombres.

Si los dos primeros encuentros tratan sobre la mujer como imagen en la poesía, los dos últimos las presenta como creadoras activas en la producción poética. De esto hablará Victoria Cirlot durante el encuentro en la biblioteca de Conde Duque llamado “La mística y la poesía visionaria”, en donde recitales de Menchu Gutiérrez e Isel Rivero ejemplificarán la persistencia del género hoy. “El legado de las poetas del siglo XX” es el nombre del encuentro entre MªÁngeles Naval, Guadalupe Grande y Julieta Valero que cerrará el ciclo en la biblioteca Iván de Vargas. Siguiendo los pasos de autoras del siglo pasado como María Zambrano, Ernestina de Champourcín o Concha Méndez, la actividad trazará el matriarcado que fundamenta el trabajo de poetas en ejercicio y nos cuestionaremos sobre la necesidad de feminizar el canon vigente.

El ciclo que cae la misma semana en que se conmemora el día de las escritoras será un buen abrebocas para las actividades en el Centro Cultural Conde Duque

Librerías y bibliotecas son apenas los primeros pasos en una festival que se propone conquistar todas las esquinas de la ciudad. Entre los desafíos que Rodríguez y el equipo de PoeMAD se plantean para los años venideros está la ampliación geográfica del festival hacia otros centros culturales dentro de la ciudad para que todo Madrid “se entere que estamos montando la fiesta de la poesía”. En cuanto a los invitados del festival —aunque ya la presencia de un Premio Princesa de Asturias de las Letras pone muy alto el listón— la directora explica que lo natural es volver a dirigir la mirada a América Latina. “Antes han venido poetas mexicanos, colombianos y venezolanos y aunque este año hemos tirado más hacia el lado Europeo creo que un gran paso sería tener ambas vertientes en el festival”. Madrid se convertiría así en la capital de la metáfora multinacional y multimedia. Nada menos que una utopía de versos.

 

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *