fbpx
himen y hiyab (principal)

El himen y el hiyab de Mona Eltahawy demuestra que la libertad de las mujeres es la condición para la democracia en el Medio Oriente

Habrá democracia en el Oriente Medio y el norte de África cuando las mujeres se sientan libres. El acoso en la calle, la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil son solo tres de las múltiples formas de agresión que ellas padecen en esos países y que Mona Eltahawy analiza en su libro El himen y el hiyab: Por qué el mundo árabe necesita una revolución sexual, traducido por María Porras Sánchez para la editorial Capitán Swing. En este profundo análisis sobre la violencia de género, los marcos legales discriminatorios y la misoginia que envuelve a la religiosidad de ciertas naciones donde la mayoría de la población es musulmana, la periodista utiliza estadísticas y testimoniales para ir más allá de la superficie del problema.

Eltahawy es especialmente severa con el gobierno y la cultura en Egipto, el lugar donde nació en 1967. Un ejemplo es cuando recuerda que, en 2013, según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas, 99,3% de las mujeres de allí declararon haber experimentado acoso sexual en la calle o cuando reproduce declaraciones de aquellas que durante la Primavera Árabe fueron sometidas a las “pruebas de virginidad”, las cuales consistían en que los militares les metían el dedo en los oficios vaginales en busca del himen, pretextando que de esa manera protegían a otros miembros de las fuerzas armadas de “falsas” acusaciones de violación. “El régimen sabe que puede vulnerar a las mujeres porque la sociedad somete a las mujeres a las mismas vulneraciones”, reflexiona.

 

Feminismo sin velo.

La autora cita el trabajo de otras feministas como la egipcia Nawal el Saadawi y artistas rompedoras como la libanesa-palestina Mona Hatoum. El análisis presentado en El himen y el hiyab abarca también otras formas vejatorias del género como las restricciones para practicar deporte y para conducir en Arabia Saudita. Y esclarece la estrecha relación que se articula entre la política, la religión y la honra de la familia, no solo en ese país sino en el resto del mundo árabe. “No importa que nuestra política esté impregnada de religión o de militarismo, el denominador común es la opresión a las mujeres”, escribe. El capítulo titulado “El dios de la virginidad” es especialmente esclarecedor porque desafía los mitos sobre la necesidad de la castidad en las árabes y profundiza sobre el escabroso asunto de la Mutilación Genital Femenina, como forma de controlar la sexualidad de las jóvenes, pues se “cree que reduce el deseo sexual en las mujeres, ayudándolas a mantener su virginidad y luego la fidelidad a su marido”, pero es, en realidad, se trata de un procedimiento que es muy doloroso y no tiene ningún beneficio para la salud. Sin embargo, hay más de 125 millones de mujeres que han sufrido esta abominación en 29 países.

“La influencia islamista creció en todo el mundo árabe después de la humillante derrota sufrida por los árabes a manos de Israel en 1967”

Uno de los pasajes más interesantes es cuando Eltahawy indaga en la conexión que existe entre el velo, o hiyab, y el islam, mientras reflexiona sobre su propia relación con esa prenda de vestir y argumenta por qué, en su opinión, es imposible que una mujer musulmana pueda definirse como feminista si no se la quita. Contrario a la creencia extendida en Occidente de que el velo es un resabio del pasado, Eltahawy explica que en la actualidad existen más mujeres usándolo —90% en Egipto, 44% en Pakistán Tunez y Turquía, y 63% en Arabia Saudita— que a principios del siglo XX, debido al aumento de la influencia islamista como resultado de la humillante derrota infligida por Israel a los países árabes en la Guerra de los Seis Días, en 1967. “Debemos encontrar una forma de hablar del hiyab que no lo reduzca a una elección entre culturas”, explica la autora antes de recordar que, en aquellos países, como Irán o Afganistán, en donde los islamistas han abogado por el hiyab, los tipos de velo que fomentan son nuevos, más largos y más ceñidos; como por ejemplo la burka.

Por todo lo dicho hasta aquí y lo que queda para que el lector lo descubra en el libro, El himen y el hiyab: Por qué el mundo árabe necesita una revolución sexual es un resumen de las razones por las cuales el feminismo en el Oriente Medio y el norte de África necesita promover un ajuste de cuentas con los gobiernos militares y otras hegemonías políticas que se amparan en el conservadurismo islamista para validarse en el poder. Es una exposición de razones para fomentar la audacia y la tenacidad de las mujeres que les permita hacerse libres y democratizar sus sociedades.

 

Michelle Roche Rodríguez (@michiroche) es narradora, periodista y crítica literaria. Es autora de la novela Malasangre (Anagrama, 2020), del libro de relatos Gente decente (Premio Francisco Ayala, 2017) y del ensayo Madre mía que estás en el mito (Sílex, 2016). Su página web es http://www.michellerocherodriguez.com

 

 

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *