foto almudena grandes

La España real y entresoñada de Almudena Grandes

Almudena Grandes completó la mitad de su ambicioso proyecto literario “Episodios de una guerra interminable”, que suma los títulos Inés y la alegría, El lector de Julio Verne, Las tres bodas de manolita y Los pacientes del doctor García. La serie busca contar el pasado reciente de España, desde la ficción, con ese aire a Galdós y Cernuda que declara en el epígrafe de la novela Los pacientes del doctor García, la cuarta y reciente entrega de los episodios “historicidas”: “la real para ti no es esa España obscena y deprimente/ en la que regenta hoy la canalla/ sino esta España viva y siempre noble/ que Galdós en sus libros ha creado. / De aquella nos consuela y cura esta”.

Una España “más real y entresoñada” es la que narra la escritora madrileña en Los pacientes del doctor García, una España que se trata de ver a sí misma en su errores y aciertos, que usa la historia sin esquivar asuntos incómodos mezclándola con episodios imaginarios, fabulando la historia para tratar de comprender aquel momento y el presente.

Pero no crea el lector que va a encontrarse con un pesado relato histórico. La novela de Almudena Grandes es un entretenido thriller de espías, impostores, usurpadores de identidades y personajes involucrados en una gran red internacional que ayudó a criminales nazis a escapar a Latinoamérica, sobre todo a la Argentina peronista, usando a la Madrid de Francisco Franco como vía secreta de huída. El argumento está lleno de personajes y de giros dramáticos. En la década de los años cuarenta, el doctor Guillermo García Medina vive en Madrid y, para pagarle un favor a un amigo, debe infiltrarse en una red de prófugos del Tercer Reich que dirige Clara Stauffer, una mujer nazi y falangista. Su historia se entrecruza con la de Adrián Gallardo Ortega, un ex voluntario de la División Azul y las SS que sobrevive en Alemania, mientras alguien quiere robarle la identidad con el objeto de huir a Argentina.

 

Aires de cine.

Al suspenso y a la acción de la novela se le suma un aire cinematográfico, el montaje de episodios, historias, personajes y escenas; de diálogos y descripciones que articulan un relato que no es difícil imaginar en planos y secuencias de una película. El lector leerá y verá una historia de guerra y posguerra, de viajes e intrigas diplomáticas, con aire de cine y de diario, de archivo y de crónica histórica, en la que se abordan temas éticos inherentes a la relación de la sociedad y el Estado (el poder) con los episodios históricos, la forma de contarlos, evaluarlos y asumirlos.

Fabular la historia puede ser una forma de cuestionarla y de abogar por otra relación con la reconstrucción histórica y su lugar en la dinámica de una sociedad. Varias críticas y reseñas señalan que el gesto ficcionalizador de un episodio real hecho por Almudena Grandes es arriesgado, como si se ignorara otras incursiones de la imaginación en el terreno de la verdad histórica, como si la ficción ya no nos hubiera llevado a revisitar episodios pasados para valorarlos y comprenderlos.

Los pacientes del doctor García se puede leer como un alegato por la memoria, contra el olvido y el silencio; como un llamado a revisar asuntos pendientes, del pasado, estrechamente ligados con el presente y el futuro. Es una invitación a proyectar una España noble y real desde la imaginación.

 

Diajanida Hernández (@diajanida) es profesora de la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela (UCV), editora y periodista cultural. Cursó la licenciatura en Letras y la maestría en Estudios Literarios en la UCV. Ha escrito para el diario El Nacional, el suplemento “Papel Literario”, el portal Prodavinci, y las revistas Quimera Otra parte semanal.

La foto de Almudena Grandes que encabeza a esta reseña es de B. Guzmán

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *