Realistic Mountain Landscape Drawing How To Draw - Mountains In The Mist W/ Commentary - Youtube

Peregrinaje hacia otras vidas: El sistema del tacto, de Alejandra Costamagna.

Primeras páginas de El sistema del tacto: advertimos una escritura que se hace trayecto. Búsqueda impulsada hacia adentro. Exploración de las voces que se entretejen en una sola. La novela comienza cuando el padre de Ania, la protagonista, le pide que viaje mil quinientos kilómetros para despedir a su tío Agustín, quien agoniza al otro lado de la coordillera de Los Andes chilenos. Alejandra Costamagna (1970), periodista y escritora chilena, viene cosechando una obra seria, diversa en su composición y fiel al agua que ha buceado en su común parcela de la tierra: Chile y toda esa amplia estepa del Sur. El sistema del tacto, finalista del premio Herralde de Novela, es una apuesta por una escritura a ratos fragmentaria, otras veces anecdótica, aunque sin escatimar en riesgos desde el punto de vista narrativo y dialógico con otros formatos textuales: un manual de instrucciones para inmigrantes, archivos fotográficos, pruebas de dactilografía y manuscritos.

El sistema del tacto está hecho de retazos, huellas, brotes, trazas. Los hilos van tejiendo una figura femenina, Ania, que encarna toda una geografía familiar. En la búsqueda de su padre, para poderlo abrazar, representa una figura paradigmática: ser una peregrina que desanda las rutas vegetales, pedregosas y montañosas, para ahondar en el camino interior donde se dibuja las desgracias, relatos, intuiciones y temores de todos los suyos. Ania representa una figura, la de una mirada donde se miran de reojo las pasiones humanas con una fragilidad y una cotidianidad enormes.

“Su vida cabe en una maleta, ahí está todo lo que necesita”. El abandono de la tierra común, la búsqueda de su padre, Agustín, el repaso de los archivos familiares, el ejercicio de la dactilografía como un puente entre el pasado y el presente. Narración a modo de un delirio que debe ser confesado para ser, por lo menos, comprendido. La búsqueda de una identidad, la reconstrucción de una memoria perdida, en El sistema del tacto, se sustenta en la muestra itinerante de algunas fotografías: esos rostros suscitan el origen de un desarraigo, pero también la historia de una plenitud. Los recuerdos acumulados hacen frente a esa condición de cuerpos que no encuentran un lugar físico dónde arraigar. Costamagna entreteje un discurso humano, alejado de todo nacionalismo. El susurro de una historia social y política padecida, se escucha entre página y página. Sus personajes, peregrinos de un presente donde lo perdido es apenas recobrado, intentan asumir la vida desde lo breve, desde lo obtuso, quizá, desde lo patético: “Y van a pasar la tarde juntos, entre golpe y golpe, él dictando y ella escribiendo”.

“Su vida cabe en una maleta, ahí está todo lo que necesita”

Últimas páginas de El sistema del tacto: todo lo por decir ha sido dicho. El regusto no está en el encuentro o en el desencuentro. Esta obra deja brechas, atesora los puntos vacíos, inventa puertas donde antes había ventanas. Como lectores,  pasamos a ser parte de una voz que es todas las voces, y seguimos buscando ese lugar tantas veces arrebatado: el de la intimidad del abrazo, el de la mirada compasiva luego de tantos tránsitos. Esta obra, por lo menos, advertirá otras historias personales de nuestros territorios andinos, no con amabilidad, sino haciendo énfasis en la desazón, en la duda y en la marginalidad.

 

Wilson Pérez Uribe (@WilsonP_U)Escribe poesía y ensayo. Algunos de sus poemas y ensayos han sido publicados en Colombia, España y México en revistas como La Tagua, Aurora Boreal, Suma Cultural, Otro Páramo, Periódico de poesía UNAM, Literariedad, Desván yCronopio, periodismo cultural. Entre sus poemarios destacan El amor y la eterna sinfonía del mar(2011) y Movimientos (2018).

Si te interesó el libro reseñado aquí, puedes leer nuestro comentario sobre las obras de otras autoras chilenas, como la nouvelle de Nona Fernández, Chilean Electric y la novela de Isabel Mellado, Vibrato.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *